Como sucede en almacenes o industria, la iluminación de garajes carece quizás de ese punto de importancia a la hora de que su instalación contenga elementos decorativos. Sin embargo, sí que cobra una preponderancia elevada la seguridad para los usuarios. En este punto, la no existencia de deslumbramientos y/o puntos muertos de luz son vitales. Asimismo, la poca usabilidad de forma continua de la luz pese a la necesaria iluminación constante lleva a una inexpugnable eficiencia.

Además nos encontramos con que suele ser un lugar de paso, sin demasiada concurrencia por norma general. A no ser que el garaje sea de un centro comercial o zona concurrida de cualquier urbe. Por ello, se antoja fundamental que la iluminación sea inmediata a máximo rendimiento en caso de que las luminarias se mantengan apagadas. Ahí el LED entra con fuerza debido a su encendido instantáneo. Así como en la capacidad de tiempo de encendido, vida útil, en comparación con otros elementos de iluminación.

Por todo ello, cobran importancia los sensores de luz, que facilitan la estancia en el garaje. Eso sí, mediante luces auxiliares dado que es necesaria una iluminación constante global. Así, se debe instar a que en la colocación de esas luminarias complementarias se tenga en cuenta la posibilidad de deslumbramientos. Dado que es crucial en términos de seguridad. Del mismo modo, la existencia de multitud de columnas y elementos móviles (los vehículos) incitan a puntos muertos que deben combatirse con la instalación lumínica.

Además, en relación al color se debería usar una temperatura neutra. Principalmente porque una luz fría alteraría la percepción de los colores y una luz cálida no es recomendable.

Normativa iluminación de garajes

Ateniéndonos a la normativa vigente en España acerca del alumbrado en zonas de circulación concluimos que en las zonas de interior deben al menos darse 50 luxes de iluminación. Mientras que en las de exterior el mínimo exigido son 10 luxes. Del mismo modo, el índice de rendimiento debe superar los 80 Ra al tratarse de una ocupación de gran duración o permanente.

En cambio, para los aparcamientos públicos de vehículos la normativa varía. Salvo las zonas de caja y rampas de acceso o salida (de día) que requieren un mínimo de 300 luxes. El resto de áreas necesitan un mínimo de 75 luxes. Para todo ello, se deben reconocer los colores con seguridad y por ello una temperatura de color neutra acheter cialis bon marche. También es recomendable iluminancia vertical para reconocimiento facial y consecuente seguridad. Así como evitar reflejos de ventanas y/o deslumbramientos.

Información legal incluida en la norma europea sobre la iluminación de interiores UNE 12464-1. Además de todo ello, el Código Técnico de la Edificación (CTE) recoge varias pautas entre las que para realizar las instalaciones nos atenemos. Así, se debe diferenciar entre alumbrado de emergencia, permanente y general. Siendo el de emergencia totalmente independiente en cuanto a fuente de energía. En referencia al alumbrado general, este es un tercio del alumbrado permanente. Todo ello en referencia a la iluminación de garajes, ya sean privados o públicos.