Cómo iluminar en hostelería

La iluminación por y para el cliente. En cualquier espacio de hostelería es más que importante iluminar de forma correcta. Se fideliza al cliente con los cinco sentidos y uno es el visual, por lo que cómo iluminaremos los espacios se antoja fundamental. Conseguir estancias prolongadas por los clientes es trascendental y lograr ambientes acogedores el objetivo en la iluminación. Mejorar la experiencia sin olvidar la seguridad creando estancias acordes al local.

Según el tipo de local y el espacio en el que se trabaje cambia la iluminación. Un local orientado a desayunos deberá tener una dosis de iluminación sustancialmente elevada respecto a un restaurante familiar durante una cena. Pese a ello, el cliente debe estar cómodo y para ello se debe evitar que la iluminación pueda ser excesiva o contenga sombras en cualquier tipo de ambiente.

Aún y con todo, hay zonas en las que la iluminación debe ser gradualmente mayor con independencia del estilo marcado por el local. Las zonas de salida, cocinas y recepción deben garantizar seguridad para empleados y clientes. Así, se deberán emplear luces brillantes en las cocinas a fin de evitar accidentes tales como cortes, tropiezos, caídas y/o quemaduras.

Iluminación según zonas en hostelería

Fachada y entrada

La primera impresión, el vestido del local. Tiene que llamar, provocar. El cliente cuando quiere comer necesita pausa, es su momento “kitkat”. Descansar en el trasiego diario. Para ello una sensación ya de confort en la fachada invita a pasar. Una iluminación uniforme no demasiado intensa es ideal.

Zona de mesas

Iluminación mesas hosteleríaHe aquí el punto más importante. En las mesas están los clientes el mayor tiempo de su experiencia culinaria, por lo que la iluminación debe ser excelsa. Observar el plato pudiendo apreciar los tonos y la textura, todo ello relacionándose con los demás comensales en un ambiente acogedor. La reproducción cromática y su uniformidad se antojan imprescindibles. Mientras que una iluminación focalizada permitirá crear zonas más o menos privadas en pos de favorecer la intimidad del cliente. En caso de emplear lámparas colgantes deben estar situadas a unos 75 cm de las mesas para evitar deslumbramientos. Con este tipo de luminaria se consigue focalizar un punto creando un ambiente más íntimo. También podrían emplearse focos puntuales o lámparas, así como alguna lámpara decorativa en la misma mesa. Pese a que debería ser evitable por los deslumbramientos.

Barra y buffet

Se debe conseguir que sea un espacio diferenciado. Un lugar atrayente que invite a. No tanto estar, como sí llegar. Para ello el empleo de focos o lámparas suspendidas es crucial. Asimismo el uso de tiras led para vitrinas, estantes o mostradores puede ser bastante recurrente. Iluminación puntual para destacar dicha zona.

Terraza

Iluminación fachada hosteleríaDel mismo modo que se hablaba de una buena iluminación armoniosa de la fachada, este punto cada vez es más importante. Más aún en un país como España donde las terrazas son el soplo de aire fresco en la jornada laboral. Se debe jugar con la iluminación con la misma idea del interior del local. Todo es uno, pero con matices. Pero aquí ya entran factores muy importantes como la luz solar o la iluminación vial. Principalmente para evitar sombras a la hora de colocar las luminarias en un lugar u otro. Por ello, es muy posible que las tiras de luz led y las luminarias más decorativas entren a escena. Eso sí, en caso de que la terraza esté cerrada podrían emplearse lámparas en suspensión.

También en este punto entran en escena los grados de protección IP. Principalmente porque la colocación de posibles luminarias en el suelo a la hora de señalar zonas de paso o bien iluminar creando sensaciones serán definitorias. Es por ello que en caso de lluvia, la formación de charcos podría afectar y este punto debe preveerse. Luminarias con un IP 68 serían idóneas.

Elementos decorativos

En este punto se congregan tanto las obras de arte o elementos de decoración como la propia iluminación. Para los primeros se deberían emplear pequeños focos de iluminación puntual con el objetivo de destacar en zonas de iluminación reducida. Distintos tipos de iluminación son empleables a fin de crear diferentes atmósferas. Para ello reguladores de potencia son bastante importantes dado que con ellos se puede moderar la iluminación de la luminaria. Siendo así posible adaptar el espacio al uso y momento, ya sea por la mañana o por la noche.