El fin de las halógenas

El futuro ya está aquí. Quien iba a decirle a Thomas Alva Edison que después de 133 años, aquellas lámparas incandescentes dejarían de comerciarse. Si bien es cierto que la eliminación de dichas luminarias ha sido paulatina como consecuencia de las diferentes legislaciones europeas de 2009, 2010 y 2011. Desde las bombillas halógenas de 100 vatios, primeras damnificadas, hasta las de 40 y 25 vatios. Es por ello que la directiva de la Unión Europea desde el 1 de septiembre de 2012 tiende a un diseño ecológico para las lámparas de uso doméstico.

Así, desde el 1 de septiembre de 2016 dejarán de comercializarse los halógenos. Eso sí, se podrán comprar hasta que el stock de las tiendas se acabe, según informó la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). Eso sí, la medida se aplica sobre los focos mientras que las bombillas halógenas podrán venderse hasta 2018.

El principal objetivo de esta medida que se inició en 2009 es el de una mayor eficiencia energética. Disminuir el consumo de combustibles fósiles para generar electricidad en las centrales térmicas, está entre ceja y ceja. Y es que no son sino los mayores responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático. Asimismo es una medida de carácter económico, puesto que se reduce la importación de combustibles fósiles desde la UE.

Solución Gelfor

El objetivo está claro: eliminar las halógenas. Y aquí aparecen varias opciones de iluminación, como son las fluorescentes, bajo consumo o LED. La tendencia desde la UE es el empleo de estas últimas. ¿Por qué? Principalmente por la disminución de potencia requerida debido al componente electrónico que portan las LED. En términos brutos, una décima del LED genera la misma luminosidad que una halógena.

El gran competidor en términos lumínicos del LED es la bombilla de bajo consumo. Es cierto que disminuye el consumo respecto a la halógena. Pero también que la durabilidad es sumamente inferior. Así, el LED suple perfectamente las carencias tanto de los halógenos (consumo) como del bajo consumo (durabilidad).

Es por ello que desde Gelfor tratamos de emplear la mejor tecnología posible en términos de iluminación. En líneas paralelas con la misión de la UE de reducción de emisiones. Trabajamos con los mejores proveedores posibles para tratar de ofertar el mejor producto del mercado pensando en el consumidor. Teniendo a su vez muy en cuenta la sostenibilidad global del planeta.

No dudes en que te informemos, sin ningún compromiso.